Caleta Olivia - Santa Cruz - Argentina
"Portal a los Hielos Eternos"

Artículos

Denuncian la existencia de zonas minadas en la frontera chileno-argentina
 


Se denunció la existencia de minas antivehículos y antipersonales en el camino a Torres del Paine, que aún tendrían su potencial intacto y que permanece en el lugar luego del conflicto por límites territoriales entre Argentina y Chile.

Se denunció la existencia de minas antivehículos y antipersonales en el camino a Torres del Paine, que aún tendrían su potencial intacto y que permanece en el lugar luego del conflicto por límites territoriales entre Argentina y Chile Canal de Beagle - suscitado en el año 1978.

Sin respuesta por parte de las autoridades se encuentra la solicitud planteada por diversos organismos chilenos para eliminar los campos minados que existen en la XXII Región de Magallanes, algunos de los cuales se ubican a la vera del camino turístico que se dirige al Parque Nacional Torres del Paine.

Una de las principales preocupaciones de la Cámara de Turismo de Torres del Paine es la existencia de campos minados en lugares colindantes con la ruta 9, principal vía de comunicación entre Puerto Natales y Torres del Paine.

El conflicto por límites territoriales entre Argentina y Chile Canal de Beagle - suscitado en el año 1978 dejó de ambos lados de la frontera infinidad de estos elementos que aún tienen todo su potencial intacto.

En este contexto la república de Chile ha suscrito el convenio donde se compromete a eliminar todas las minas personales que se encuentren en su territorio poniendo como fecha tope el año 2010, mientras que en ese país la producción y el exporte de las minas antipersonales fueron detenidos en 1985.

Durante el año 1997 Chile asignó el Tratado para la Prohibición de las Minas, en 2001 la ratificó y poco a poco está destruyendo las minas existentes.

Se supo que las autoridades chilenas se encuentran sumamente preocupadas ya que la existencia de estos artefactos explosivos pone en serio riesgo la integridad física de las personas que transitan por el lugar.

Además se habría comprobado la existencia de estas bombas en el sector donde se proyecta el trazado del tren bioceánico que unirá las localidades de Río Turbio con Puerto Natales a través del paso fronterizo natural (no habilitado) de San José.

En este sector (24 kilómetros al norte de Puerto Natales), existen dos campos minados entre la ruta 9 y la frontera argentina, en Dos Lagunas (27 kilómetros al norte de Puerto Natales) existen 4 campos minados entre la ruta 9 y la frontera argentina, en el sector de Laguna Figueroa (43 kilómetros al norte de Natales) existen cuatro campos minados -dos al norte y dos al sur- a ambos lados de la ruta 9.

"La existencia de estos campos minados y en particular los ubicados al lado del camino, además de significar un gran peligro para los habitantes de la provincia que transitan por esos lugares como para los numerosos turistas que nos visitan, perjudican notoriamente la actividad turística", expresaron fuentes de la Cámara de Turismo de Torres del Paine.

Agregaron -en un informe- que es necesario considerar que los campos minados se encuentran muy cerca de la ruta 9, camino de tránsito permanente de vehículos de turismo, colectivos, automóviles y camiones que está recién pavimentado, lo que hace presumir que la circulación sea a mayor velocidad que en caminos de ripio.

Se agrega que no hay defensas camineras adecuadas para contener un vehículo, que eventualmente pudiera salirse de la ruta, y que las condiciones climáticas de la zona aumentan el riesgo por las acumulaciones de nieve o existencia de hielo sobre el pavimento durante los meses de invierno.

Por otro lado, el año pasado la Comisión Nacional de Desminado Humanitario realizó operaciones en algunos sectores de Magallanes, omitiendo a Ultima Esperanza, ya que las minas existentes en esa provincia chilena corresponden a artefactos antivehículo (o antitanques) y no a minas antipersonales que son las que considera la convención sobre empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonales y sobre su destrucción, conocida como la Convención de Ottawa, a la cual adhirió la república de Chile.

Para los empresarios turísticos existen argumentos más que suficientes para propiciar el desminado en Ultima Esperanza, por lo que la Cámara de Turismo de Torres del Paine envió en diciembre de 2006 un oficio a la gobernadora María Isabel Sánchez, solicitando se oficie al Ministerio de Defensa para que se incorpore a la provincia en los planes de eliminación de material explosivo.

Al no tener respuesta a este planteo, en mayo del presente año se reiteró la solicitud, no habiendo recibido respuesta a la fecha.

"Nuestros propósitos son prevenir la ocurrencia de algún accidente que pueda afectar a nuestros compatriotas o turistas que transitan por la zona y reflejar con medidas concretas nuestros anhelos de paz y de amistad a nuestros visitantes", indicaron.  


Crédito:

  • Publicado en el Diario Crónica (18/07/07)
  •  



     
     
    Artículos Publicados
    Página Principal